Las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y  utilización de los espacios públicos urbanizados, la realización de planes y obras de accesibilidad en  municipios y edificaciones, la investigación y aplicación de avances técnicos, o la acción  institucional de las administraciones públicas y el movimiento asociativo de personas con discapacidad, conforman un tejido de actuaciones fundamentales y transversales  para insertar la accesibilidad universal de forma ordenada  en el diseño y la gestión urbana. Este nuevo concepto de  espacio público, más abierto a la diversidad, inclusivo y con una mayor calidad de uso y de vida para todas las personas independientemente de nuestras capacidades.