El derecho a la movilidad libre que como ciudadanos de pleno derecho tienen las personas  con discapacidad se debe garantizar específicamente por los poderes públicos, como es el poder moverse y desplazarse libremente como garantía de que las personas puedan tener una vida independiente e integrada en la comunidad